Oda al ahorro

8 03 2011

a

a

Like this at Facebook Be the first in your friends to like itAdd to Google Buzz

 

 

El mito de Consumo y Felicidad. Desde tiempos lejanos se asocia consumo con felicidad. La sociedad favorece el consumo y penaliza el ahorro. Nos obligan a consumir. Si no consumes eres un pringao. “Me he dado un capricho, con mi primer sueldo, me he comprado un coche de 25.000 €”. A crédito claro. Eso no es un capricho. Un capricho es comprarte un coche de 12.000 y pagarlo al contado. Eso SI es un capricho, vivir tranquilo sin pensar en las deudas.

ahorro_trabajoycrisis

¿Quién nos ha hecho pensar así? ¿Los gobiernos, las grandes multinacionales de productos de consumo, nosotros mismos? No podemos saberlo. Pero lo cierto es que si no consumes eres un autentico pringao.

A menudo se relaciona consumo con felicidad con el objeto de ridiculizar la importancia del dinero. “El dinero no da la felicidad” nos dicen. En mi opinión es una frase errónea. Debería sustituirse por “El dinero no es la única fuente de felicidad”. Por supuesto que se puede ser rico e infeliz pero con dinero muchos problemas se minimizan. Al reducir la importancia del dinero nos dicen: “gasta todo lo que puedas, el dinero sólo es papel, ¿para qué otra cosa sirve?” Lo peor es que la mayoría de gente se cree estas tonterías. Si llevamos la contraria nos llaman materialistas, somos personas sin sentimientos, “cerdos capitalistas”. Bueno, déjame decirte que no hay mayor capitalista que un consumista compulsivo. Ese que piensa en todas las cosas que puede tener o comprar, en lugar de las cosas que puede hacer o llegar a ser. La posesión de objetos es el verdadero materialismo. En la vida es mucho más importante lo que puedes llegar a ser que todas las posesiones que puedas acumular.

Una vez me sucedió que descubrí que una empleada continuamente navegaba en internet durante el horario de trabajo en portales online de venta de moda, maquillaje y joyería. En esa ocasión le comenté que ese tipo de hábitos no la beneficiaban económicamente (por no decirle otra cosa). Ella me contestó que yo era un materialista, siempre pensando en ganar dinero. De lo que no se daba cuenta es que ella siempre estaba pensando en gastarlo.

Pero desgraciadamente es así como se alimenta todo el sistema, a base de personas que se endeudan para consumir más y más. Al vincular consumo y felicidad te están dando vía libre para apropiarse de todo tu dinero, ya que lo gastarás sin miramientos. Si no llegas a fin de mes es porque te están robando en la cara sin darte cuenta. Lo que quieren es que gastes toda tu nómina y gastes aún más a crédito. En este punto seguramente alguien me reprochará “con el sueldo tan bajo que tengo es imposible llegar a fin de mes y además ahorrar”. En el caso de no estar de acuerdo con tu sueldo, haz algo para remediarlo. Si de verdad quieres, es muy probable que puedas conseguir un salario mayor. Si piensas que algo es imposible es porque aún no has encontrado la solución.

No dejemos que nos confundan minimizando el valor del dinero. La realidad es otra bien distinta. El dinero SI es importante y SI es una fuente de felicidad (aunque no la única claro). Y como tal es necesario darle la importancia que merece. Por ello, confecciona tu presupuesto mensual, piensa bien tus decisiones de consumo y ahorra. Aún más apropiado: ahorra antes de consumir. Es decir, págate a ti mismo, invierte esa cantidad que te pagaste a ti mismo y después consume el resto de tu ingreso con cabeza. Pregúntate si necesitas tanta ropa, mantente alejado de las “compras a plazo sin intereses”, estas compras no existen, llevan los intereses implícitos en el precio. Reflexiona cuidadosamente sobre las grandes compras: coches, casas, vacaciones, etc. Pide siempre un descuento o negocia el precio. No te precipites a la hora de comprar, cualquier compra puede esperar unos días.

a
a

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

a
a

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

8 03 2011
María

Mierda ¬¬

Para qué habré leído este post? Ahora se quedarán esos preciosos zapatos (que no me hacen ninguna falta, pero que son PRECIOSOS) en la tienda *_* ….

Jo :_(

9 03 2011
F. Vedriel

Ja ja ja, no era mi intención 😉

9 03 2011
maria teresa rodriguez rodrigo

jajjja q bueno algunos estan mirando bicis ,teniendo una buena ,pero la quiere mejor la pena q no lo lee

9 03 2011
F. Vedriel

Desde luego que mi hermano nunca aprenderá!
De todas formas no es los que mas gastan…

19 03 2011
JAIDY FLORES

PUES LA FELICIDAD ES UNA VARIABLE INTANGIBLE DE PASO, EL DINERO ES TANGIBLE Y GENERADOR DE FELICIDAD…JAJAJA

23 03 2011
Gustavo Adolfo Martinez Risque

Al hilo de mezclar dinero y felicidad:

“No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”

Fran, ¿Como analizarías esta oración y donde la incluirías dentro de tu post? Seguro que le puedes sacar mucho jugo.

PD: A mí ya me han engañado con el coche, jejeje… aunque he de decir a mi favor que no fue con el primer sueldo. He tenido que esperar unos añitos.

23 03 2011
F. Vedriel

La incluiría en la Republica independiente de mi casa. IKEA se ha apropiado de ella precisamente para conseguir todo lo contrario: que consumamos en sus tiendas porque es lo más inteligente y lo que más felices nos hace.
En cuanto al coche, ten en cuenta que es una compra menor comparada con un piso y ahí sí que no picaste en la época de locura de precios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: