El increible tesoro de la monotarea

20 11 2011

,
,

FaceTweet it!

,
,

tesoro_monotarea_trabajoycrisisEntro en su despacho y allí está él discutiendo acaloradamente por teléfono mientras escribe un e-mail aporreando el teclado del tal forma que temo que las teclas comenzarán a suplicar clemencia de un momento a otro. “¿Vacaciones? ¿Qué vacaciones si ya no te queda ni un día?”. Me invita a sentarme. “¿Día de asuntos propios? Aquí no usamos de eso”. Me siento mientras escucho una conversación que a todas luces debería ser privada. De pronto suena en su teléfono móvil una estruendosa melodía , se disculpa ante su interlocutor del fijo. Lo deja esperando y contesta el sonoro aparato. No llega ni a terminar el saludo cuando se levanta y grita estrepitosamente: “No, no, no, esto no va aquí. ¿Es que no podéis hacer nada bien?” abroncando a un operario que se las había arreglado para transportar en sus brazos torre, monitor, impresora, teclado y ratón. ¿Cómo habrá podido llegar hasta aquí con todo eso en brazos? me pregunto. Vuelve al teléfono, esta conversación es más relajada, por lo que es capaz de enviar dos e-mails, comer media bolsa de pipas, lanzar un par de documentos a la impresora y despachar la conversación en menos de cinco minutos. Una vez terminada, retorna su atención a su conversación original en el teléfono fijo. Su cara se llena de asombro.

Me mira y me dice: “Me ha colgado, ¿te lo puedes creer?”.

“Es increíble” – contesto. “Parece mentira. Desde luego, qué poco aguante tiene la gente últimamente” – es mi irónico comentario.

“Bueno, ¿dime que tripa se te ha roto?” – me pregunta. “Espérame un minuto, tengo que recoger algo de la impresora” – sale corriendo de su despacho sin dejarme ni empezar a hablar.

Al minuto regresa. “Ahora sí, ya me puedes contar” – me invita a hablar con su típica falsa sonrisa.

“Venía a preguntarte por…” – no logro termino mi frase cuando su ordenador expulsa un sonido melódico. Acaba de recibir un e-mail, al que presta más atención que a mí. Ya no me mira.

“Sigue, sigue que te escucho” – es su respuesta a mi silencio.

Aguardo a que levante la vista y se digne a mirarme. Como mi silencio se hace insoportable, afloran sus nervios y brama: “¿Es que acaso no me crees? Míralo, es cierto, he recibido un e-mail”. Gira su monitor y en el segundo que me da tiempo a vislumbrar su pantalla distingo 483 correos electrónicos sin leer.

“¿Sabes qué? Creo que será mejor que te lo cuente por e-mail. Hasta luego”. Mi comentario por fin consigue captar su atención, pero no le doy el gusto de quedarme.

Salgo de su despacho dispuesto a escribirle un e-mail. Sin embargo no tendrá que ver con mis próximas vacaciones, que era el motivo original de mi visita.

Por contra, mi e-mail será así:

,

Querido compañero. Haz el favor de leer el último post de Alberto Pena titulado El increíble tesoro de la monotarea. Procura leerlo de una vez olvidando tu teléfono y correo electrónico. Te prometo que no te tomará más de tres minutos y es posible que te ayude a recuperar ese tiempo que parece que se te escapa, como arena de mar en la palma de la mano, con la falta de planificación en tus estresantes tareas laborales.

,

La multitarea es uno de los mayores lastres para la productividad laboral. Tratemos de evitarla, en la medida de lo posible, para aumentar nuestra claridad, concentración, creatividad, calidad de resultados, consistencia, sencillez, lucidez, relajación y rapidez.

Es difícil porque nuestro mundo moderno parece penalizarnos si no somos capaces de hacer varias cosas a la vez. Parece que estamos haciendo algo mal si “solo” nos lavamos los dientes, si “solo” fregamos los platos, si “solo” planchamos la ropa. Por contra tenemos que lavarnos los dientes mientras vemos las últimas caídas de la bolsa en televisión, fregar los platos mientras vemos el último estreno de la saga Crepúsculo en el portátil y planchar la ropa mientras contestamos a 20 mensajes de nuestros amigos en Whatsapp.

Muchas tareas tanto en el trabajo como en el resto de nuestras vidas, son rutinarias y aburridas. Pero hacer varias tareas a la vez y no prestarles la adecuada atención es el mejor camino para equivocarnos en ellas y dedicar más tiempo del necesario.

,

Anuncios

Acciones

Information

One response

29 11 2011
Maria Vi

En la sociedad lo público y lo privado tienden a separase,aunque la gente más primitiva o países menos desarrollado tendemos a juntarlos.
Ahora incluso en la actualidad parece que hubiera un retroceso en las actividades íntimas con las públicas relacionandolas entre si, ya que uno en su propia casa se relaciona con las publicas gracias a tanta tecnologia.
¿La mezcla de juntarlo todo la privado con lo público se debera a que él hombre moderno que esta enraizado en la tecnología añora volver a mundos idilicos o agrarios?
Muy buen post me ha hecho reflexionar!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: