Cómo plantear a tu empresa un cambio hacia el teletrabajo

20 03 2012

.

FaceTweet it!

.
.

tokyo_metro_trabajoycrisisEn todas las grandes urbes mundiales se repite el mismo patrón. Cada mañana conducimos en una maraña de tráfico o nos apiñamos en algún medio de transporte público como ganado para llegar a nuestro trabajo (los afortunados que tenemos uno). Al terminar la jornada laboral, más de lo mismo.

.

Si consideramos la conservadora cifra de 1 hora al día por cada desplazamiento al trabajo, estaríamos perdiendo de media un total de 22 días al año. ¡¡22 días al año!!

Es algo desesperante y una de las razones por la que los precios de las viviendas céntricas y cercanas a focos de trabajo son tan altos.

Sin embargo, la tendencia global hacia el teletrabajo puede modificar sustancialmente el estrés causado por esta inútil pérdida de tiempo. ¿Cómo plantear esta posibilidad a nuestra empresa?

.

plantear_teletrabajo_trabajoycrisis

.

En primer lugar debemos tener presente que en muchos países como España el teletrabajo es considerado todavía como algo desleal a la empresa. Una forma de trabajar de la que solamente se aprovecha el trabajador. Además se asocia con empleados vagos y con pocas ganas de producir.

El planteamiento por tanto, debe basarse en el ahorro de costes para la empresa dejando siempre claro que los resultados y la implicación del empleado no cambiarán. Los cuatro aspectos que debemos mencionar son:

.

1.- Incidir en los costes que la empresa ahorrará. En una gran cantidad de empresas los costes más importantes son los salarios y el alquiler de oficinas. Ambos pueden verse considerablemente reducidos por el teletrabajo.

  • Reducción de parte del salario: la empresa ahorrará plus por desplazamiento, transporte, comida o dietas. Lamentablemente nuestro salario se verá reducido, aunque a cambio disfrutaremos de más tiempo de ocio y flexibilidad en nuestra jornada laboral.
  • Liberación de espacio físico en la oficina: nuestro puesto quedará libre. Si varios trabajadores comienzan a trabajar a distancia, la empresa quizá se plantee un traslado hacia una oficina más económica.
  • Disminución del ausentismo laboral: al eliminar el concepto de presentismo, el trabajador no se “ausenta” del trabajo si necesita acudir al médico. Con ello, la empresa mejoraría sus cifras de ausentismo.
.

2.- Insistir en la misma implicación y resultados. Es importante recalcar a nuestra empresa que nuestros niveles de exigencia serán igualmente elevados. Además a partir de ahora se nos podrá evaluar por nuestros resultados y no por nuestra larga jornada laboral. Este hecho implica una medida mucho más fiable de nuestra productividad y una mayor transparencia en la evaluación del desempeño de los trabajadores.

.

3.- Mejora de la imagen de la empresa. La empresa da un paso a favor de su implicación en cuanto a políticas conciliadoras y medioambientales, muy valoradas en la actualidad por consumidores, trabajadores, estados. La imagen de la empresa al exterior mejora lo que se traducirá en una publicidad positiva para con sus clientes y la atracción de personal más motivado.

.

4.- Fijar determinadas fechas para trabajo presencial y cumplirlas. Es imprescindible determinar una serie de fechas en las que el trabajo a distancia no es posible y a las que no podemos faltar. Se trata de reuniones periódicas con nuestro departamento, clientes, proveedores, presentaciones de resultados o logros, etc.

.

Si planteamos estos cuatro aspectos, la empresa será mucho más receptiva a nuestra propuesta de teletrabajo.

.

.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

21 03 2012
Alberto Tuñon

Estoy bastante de acuerdo. Si bien es cierto que no todas las empresas se lo pueden permitir, por el tipo de negocio o por circunstancias particulares, es algo que en la medida de lo posible se debería facilitar, tal vez mediante ayudas fiscales a las empresas que apliquen este tipo de políticas (basándose por ejemplo en que la gente contaminará menos al no coger el coche para ir a trabajar). Muy interesante también la nota de que el teletrabajo reduciría el absentismo laboral, pero entonces se abre un debate curioso: ¿Cómo medir el cómputo de horas actual con el teletrabajo? ¿Teletrabajo supone horario flexible? y yendo más allá, ¿cómo se regula el teletrabajo desde el punto de vista laboral? ¿Cómo se conciliaría aquél con, por ejemplo, una baja médica o una baja por maternidad? No solamente reducimos el absentismo, sino que aumentando las posiblidades de trabajar desde casa conseguimos una mayor dedicación. Eso sí, es un arma de doble filo, y creo que tiene que haber un cambio no solamente en la mentalidad de las empresas, sino en la de las personas. Al fin y al cabo, aquéllas están formadas por éstas, ¿no es así?

21 03 2012
F. Vedriel

Muy interesantes las reflexiones que aportas Alberto. El teletrabajo es un campo nuevo y como tal queda mucho camino por recorrer. Lo bueno es que surja este debate y las empresas comiencen a planteárselo como una alternativa factible para muchos puestos de trabajo.

21 03 2012
Lucas Figueroa

Ojalá tanto las empresas como los trabajadores lleguemos a un nivel de madurez que nos permita que la alternativa del teletrabajo sea tan frecuente como elegir cualquier otra cosa. En mi caso, trabajando en una empresa industrial en las afueras de la ciudad, en la que el espacio no supone ningún coste extra para la empresa, no lo veo tan fácil. Y cuando se ha planteado de forma extra oficial se descarta porque muchos empleados prefieren seguir yendo a trabajar, bien porque se ven incapaces de hacerlo desde casa o porque están más a gusto en el trabajo. Yo por mi parte lo tengo claro: una buena conexión a internet, un teléfono y uno o dos días a la semana ir al trabajo a reportar al jefe y a socializar, que también es importante!

21 03 2012
F. Vedriel

Me parece interesante conocer de primera mano que las empresas comienzan a hacer sondeos entre sus trabajadores en favor de teletrabajo, aunque sea de modo extra oficial.

Por supuesto siempre habrá trabajadores que prefieran acudir a diario a su puesto porque se sienten más vivos, porque no quieren convertir su hogar en un centro de trabajo o simplemente porque no aguantan a su pareja y necesitan dejar de verla durante unas horas al día.

En el momento que la empresa se decida a ofrecer la posibilidad del teletrabajo, también debería permitir el trabajo presencial de los trabajadores que así lo prefieran.

21 03 2012
workmeter

Buenos tardes,

En primer lugar, felicitarte por el artículo. Es necesario un cambio de cultura empresarial e implantar nuevas políticas laborales como pueden ser el teletrabajo, los horarios flexibles y en definitiva cualquier proceso que facilite la conciliación laboral-familiar.

Tienes razón cuando dices que el teletrabajo en España puede estar considerado desleal, y nada más lejos de la realidad. Nosotros, WorkMeter, somos un software que apuesta por nuevos entornos laborales. Tenemos un software que mide la actividad con el PC diciendo qué ha sido productivo y qué no. Te ayuda a gestionar mejor el tiempo y no es necesario acudir a la oficina para tener un rendimiento positivo. Así acabamos con el presentismo laboral del que tanto se acusa a España desde el resto de Europa. No se trata de trabajar menos sino de forma diferente, ya sea en la oficina o en casa.

Lo dicho, aplaudimos todas las posturas que defienden el teletrabajo. Buen trabajo.

Te invitamos a visitar nuestra web y conocer un poco más de nosotros.
http://www.workmeter.com/

Un saludo!

22 03 2012
Carlos

Felicidades por el articulo Francisco.

Sigo desde hace tiempo tu Blog y precisamente en estos momentos quizás tengamos que hacer una re-estructuración de costes fijos en la empresa y una de las opciones que manejamos es el tele-trabajo.

Los principales problemas con los que nos podemos encontrar (siempre desde el punto de vista individual de mi empresa), lo primero es ver como se adaptan los trabajadores al cambio, ahora deberán ser mucho mas responsables con sus tareas, (A todos los efectos y mal comparado, es como si les convirtieramos de golpe en Empresario/empremdedor/autonomos … ) Así que estimamos que no todo el mundo se podrá adaptar a este nuevo sistema.
El segundo problema es diseñar tanto el reparto de trabajo, los sistemas de control necesario para su seguimiento..

Además estamos viendo también la posibilidad de reducir costes de personal sin necesidad de despido o reducciones de jornada, pero eso lo dejo para otro comentario.

Un saludo
Carlos.

22 03 2012
F. Vedriel

Parece que muchas empresas caminan en la dirección correcta. Enhorabuena.

Gracias Carlos por compartir tu experiencia.

Saludos

10 08 2012
Alberto

Totalmente de acuerdo con el replantamiento empresarial de teletrabajo. Es totalmente una pérdida de tiempo, lo que invertimos en desplazarnos a nuestro centro de trabajo cuando bien podríamos estar aprovechándolo. El empleado seguirá manteniendo un puesto de trabajo sin tener que llegar al despido y por tal, habrá una reducción de parte del salario por el plus de transporte y/o comidas. Teniendo más flexibilidad laboral.
El trabajador así podrá elegir la oficina más económica en la cual desee trabajar y el empresario tendrá menos costes.
En resumen. El trabajador si cumpliará con el trabajo, puesto que sentirá menos presión por tener que faltar por causa de salud y/o enfermedad, ya que podrá ausentarse de “su puesto” organizándose así mismo sus horarios.
No es necesario presenciar un puesto de trabajo para tener responsabilidades..es más sin presión, se trabaja mejor.
Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: