Los 10 mayores errores a evitar en una entrevista de trabajo

23 06 2012

,

FaceTweet it!

,
En muchas ocasiones terminamos una entrevista de trabajo muy satisfechos. Pensamos que hemos logrado transmitir lo que pretendíamos y hemos conseguido dejar una poderosa impresión en nuestro entrevistador. Sin embargo no superamos la entrevista. Quizá otro candidato haya sido mejor que nosotros. O tal vez cometimos un error de bulto que pasó desapercibido a nuestros ojos.

,

,

A continuación una lista de los 10 mayores errores en una entrevista de trabajo. Mucho cuidado con ellos. Permanezcamos alerta para evitarlos la próxima vez:

,

1. Falta de preparación: no hemos investigado lo suficiente sobre la empresa, su sector, sus competidores o el propio investigador. Demuestra falta de interés por el puesto. Descrito en el Pilar V de El Camaleón.

2. Mostrar una excesiva motivación monetaria: debemos esperar a que sea la empresa quien saque a la luz el asunto del salario. Al menos en las dos primeras entrevistas. Además, como candidatos, nos interesa retrasar al máximo el momento de la negociación salarial. Descrito en el Pilar VII de El Camaleón.

3. Expresar comentarios u opiniones negativas sobre superiores o compañeros en nuestro puestos anteriores. aún estando justificados, ofrece una imagen muy pobre de nuestra profesionalidad. Descrito en el Pilar VI de El Camaleón.

4. Demostrar falta de claridad en la dirección de nuestra carrera profesional o futuro laboral: para ello es necesaria una labor de introspección con el objetivo de conocernos y clarificar el rumbo que queremos que tome nuestra vida. Es algo necesario para todo profesional e imprescindible en momentos de crisis como el actual. Descrito en los Pilares II y IV de El Camaleón.

5. Falta de impacto personal: si no dejamos una poderosa impresión en nuestro entrevistador no habremos conseguido nada. Pasaremos desapercibidos entre una marea de candidatos iguales. En este sentido los mayores errores son una comunicación pobre, incapacidad para mantener el contacto visual, transmitir negatividad y pesimismo, mostrar falta de confianza y apariencia inadecuada. Descrito en el Pilar VI de El Camaleón.

6. Falta de entusiasmo: suele ocurrir que nuestro entusiasmo se diluye a lo largo de la entrevista a medida que nos enfrentamos a preguntas de creciente complejidad. Mostrar entusiasmo por el puesto y reivindicarnos como una persona optimista son claves para impresionar a nuestro entrevistador. Aunque no será el factor de contratación determinante, tendremos mucho ganado si conseguimos cierta química con nuestro entrevistador. Descrito en el Pilar VI de El Camaleón.

7. No hacer preguntas: un error muy típico de los candidatos novatos o tímidos es que nunca tienen preguntas. Es obligatorio hacer varias preguntas a nuestro entrevistador sobre las tareas del puesto, la empresa, alguna noticia reciente, etc. El objetivo es demostrar un interés genuino por el puesto, que además reforzaremos si las llevamos anotadas y escribimos las respuestas del entrevistador. Descrito en el Pilar VI de El Camaleón.

8. No admitir debilidades: es una pregunta inevitable ¿cual es tu mayor defecto? No podemos contestar el ya en desuso “trabajo demasiado”. Nadie se cree este tipo de respuestas hoy en día. Debemos asumir que somos humanos, tenemos defectos y que no nos avergüenza hablar de ellos. Pero tampoco pequemos de inocentes. Es mucho mejor ofrecer un defecto de conocimiento, fácilmente corregible con cursos de formación, que un defecto de personalidad. Descrito en los Pilares I y VI de El Camaleón.

9. Mostrar arrogancia, prepotencia o sarcasmo: es la última actitud que queremos mostrar a nuestro entrevistador. Ni somos perdona-vidas ni los fundadores del nuevo Facebook. Esta actitud es habitual en procesos para puestos con un nivel inferior a nuestra cualifiación o experiencia. Si no nos interesa el puesto, lo mejor será comunicarlo de manera educada y concluir la entrevista en ese momento. Quizá tengan un puesto más acorde a nuestro nivel, al que por supuesto no podremos optar si demostramos malas maneras. Educación, sentido común y una dosis de humildad serán nuestros aliados. Descrito en los Pilares I y VI de El Camaleón.

10. Indicar facilidad para comentar asuntos privados: hay cuestiones de las que simplemente no se debe hablar. Si somos preguntados por ellas, lo mejor es mostrarnos reacios a comentar detalles de manera educada por cuestiones de privacidad o confidencialidad. Por ejemplo se trata de asuntos íntimos de nuestra vida privada o cuestiones de especial relevancia para el negocio de nuestra empresa actual o pasadas. Ganaremos el respeto de nuestro entrevistador de esta manera. No descrito en El Camaleón y a incluir en la segunda edición.

,

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: