El éxito viene y se va, pero la integridad es para siempre

23 06 2013

,

FaceTweet it!

,

Leí una vez una entrevista a Warren Buffet en la que afirmaba: “A la hora de contratar a un empleado busca que tenga integridad, inteligencia y pasión. Pero asegúrate de que posea la primera. Si no es así, las otras dos te matarán”.

brujula_integridad_trabajoycrisis

,

Integridad es hacer siempre lo correcto en cualquier circunstancia, aunque los demás no estén mirando. Hacer lo correcto no significa acertar. Cometer errores es aceptable, todos nos equivocamos, pero mentir para intentar ocultarlos no lo es. Integridad es ser fiel a nuestros sentimientos, valores y compromisos éticos.

¿Últimamente se multiplican los ejemplos de falta de integridad o siempre ha sido así pero antes no nos enterábamos? La era de “el fin justifica los medios” llegó para quedarse y no hay manera de deshacernos de ella.

Empresas que se enorgullecen de su exquisito servicio al cliente mientras que en realidad solo se preocupan de nosotros cuando iniciamos una portabilidad, comerciales que prometen cualidades que su producto no tiene para conseguir una venta, restos de sustancias fantasma que no aparecen en la etiqueta de ingredientes de los alimentos, empleados que presentan bajas por enfermedad falsas, candidatos con experiencias laborales inventadas en el curriculum, empresarios que contratan en negro, deportistas laureados gracias al dopaje, sindicatos que critican un sistema que los ha hecho ricos. La lista es un sinfín de deplorables ejemplos.

El que esté libre de pecado que lance la primera piedra. Y es que todos los estratos de la sociedad son vulnerables a esta epidemia.

La integridad, como la confianza en las relaciones sentimentales, es una carrera de larga distancia. Un objetivo al que contribuir cada día con nuestros actos cotidianos. Pero que puede derrumbarse en cualquier momento ante la más leve sospecha.

Es por ello que, en nuestra actividad profesional no podemos permitirnos el lujo de que ni tan siquiera se llegue a dudar de nuestra falta de integridad. Debemos esforzarnos por construir esa reputación a diario y extremar la precaución para no destruirla.

Pero no solo debemos preocuparnos de que nuestro actos sean íntegros. También hay que prestar mucha atención a los de las personas con las que hacemos negocios o colaboramos, nuestros socios. En primer lugar porque te la pueden jugar en cualquier momento. ¿Qué te hace pensar que engañan a los demás pero nunca lo intentarán contigo? En segundo lugar porque la gente te va a juzgar por las personas con las que has decidido asociarte. Si te juntas con caraduras, no esperes tener una reputación diferente. Y en tercer lugar porque al final terminamos pareciéndonos a la gente que nos rodea. Si eres la única persona íntegra en tu entorno, tienes altas probabilidades de dejar de serlo, a menos que salgas de ese entorno. Como diría Fito, lo que admiro son las flores que crecen en la basura (porque se cuentan con los dedos de una mano).

,

,

Los efectos profesionales de tener una conducta intachable no pueden ser expresados totalmente. La confianza y respeto que ello conlleva se transmite, se palpa y se siente. El resto de personas apreciará como nuestros empleados, socios, jefes o compañeros nos valoran y nos respetan. Estaremos expandiendo así una red de confianza que ya no nos abandonará. Si alguien descubre que nuestros colaboradores confían plenamente en nosotros, tendrá muchos menos motivos para desconfiar de nosotros.

Según Amy Rees Anderson, los beneficios que reporta esta red de confianza trasciende a su significado más habitual. Para un empleado significa un jefe que confía en otorgarle más responsabilidades y oportunidades de crecimiento profesional. Para una empresa significa clientes que no dudan en concederle más proyectos y negocio. Para ti significa contar con un ejército de personas dispuestas a dar un paso adelante para ayudarte porque saben que al recomendarte a otros nunca les dejarás en mal lugar debido a que posees esa cualidad tan especial llamada integridad.

El éxito viene y se va, pero la integridad es para siempre.

,

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

23 06 2013
Marivi

Las personas no nacen con los valores y en este caso la integridad nace en el hogar, es un legado familiar. Yo adjuntaría dos principios mas la laboriosidad y la generosidad.
Gran Post, enhorabuena!!

24 06 2013
maria teresa rodriguez rodrigo

QUE gran Post, estoy de acuerdo con Marivi

13 08 2013
Graciela Cortazzo

Muy cierto lo que dices y sobretodo revelador. Nos recuerda que los buenso valores prevalecen e importan. Un post que dan ganas de leer y leer. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: