Los políticos europeos viven en el pasado

8 12 2011

,

FaceTweet it!

,

sin palabras_trabajoycrisisSin palabras me he quedado con la noticia sobre el aumento de la jornada laboral en Portugal. Portugal aprueba el aumento de media hora en la jornada laboral.

Añadiendo dos horas y media adicionales por semana, el objetivo que persigue esta medida es el incremento de la productividad. Los políticos portugueses confunden productividad con presentismo. La productividad no se logra con más horas de trabajo, sino trabajando de un modo más eficiente.

,

,

Este hecho ha quedado demostrado por diversos estudios, como por ejemplo por el Euroindice laboral IESE-Adecco, cuya conclusión es clara: “a mayor jornada laboral, menor productividad laboral”. El estudio demuestra que existe una relación negativa entre la duración de la jornada laboral media y la productividad del trabajo. Es decir, al trabajar más horas, tiende a disminuir el aprovechamiento que se hace de cada una de ellas. De ahí que una mejora en la eficiencia (productividad) puede llevar a reducir la jornada de trabajo, sin que se produzca una caída en la producción.

Es decir, los trabajadores portugueses van a realizar el mismo trabajo en 8 horas que en 8 horas y media, incluso puede que menos.

Al final, como siempre, tendrán que ser las empresas privadas quienes demuestren ser más sabias que los políticos apostando por medidas que, de verdad estén encaminadas a mejorar la productividad.

Medidas como el teletrabajo, la jornada flexible, la jornada intensiva, la posibilidad de reducir el periodo para la comida, el reconocimiento por resultados, la retribución flexible por méritos, estructuras laborales más eficientes, modos de comunicación más rápidos y baratos, etc. Y desterrar el odioso mito que relaciona mayor productividad con más horas de trabajo.

Confiemos en que las empresas tengan una mayor amplitud de miras que el Gobierno portugués.

En mi opinión los gobiernos en materia de empleo no deberían regular aspectos como la jornada laboral, que debería ser gestionada por las propias empresas, sino centrarse en otros más importantes como reducir trabas administrativas y legales para la creación de empresas, promover el espíritu emprendedor, reducir los costes laborales y la carga fiscal soportados por las empresas, facilitar la financiación a nuevas empresas, fomentar la innovación, la formación y la cualificación laboral, etc.

,

Anuncios