Discriminación salarial, ¿mito o realidad?

29 08 2011

a

FaceTweet it!

a

Add to Google Buzz

a

igual trabajo igual salario_trabajoycrisisEn un blog de temática laboral se echaba de menos un post sobre el tan comentado asunto de la discriminación salarial en función del sexo. He esperado a recabar datos para no lanzar conclusiones precipitadas. Se trata de una cuestión muy politizada y además muy fácilmente manipulable en función del tipo de estadísticas que se tomen o se aborde el tema con una visión parcial o global.

Desde siempre se nos ha informado sobre la enorme brecha en cuanto a los salarios de hombres y mujeres. Según la última Encuesta Nacional de Estructura Salarial del INE esta diferencia alcanza nada menos que un 22%. Los hombres ganan un 22% más que las mujeres. Una enorme discriminación a simple vista. Argumento al que se han aferrado como clavo ardiendo los colectivos feministas.

Sin embargo esta comparación de masas salariales para ambos sexos no sería rigurosa si no se analizan en profundidad los datos. Cuando se estos se destripan se descubre que la participación laboral de hombres y mujeres no es la misma. Por lo que al afirmar que los hombres cobran un 22% más que las mujeres, estamos comparando peras con manzanas y además demostrando una visión parcial del asunto.

Existen dos estudios que han analizado los datos de EEUU:

El primero de la Oficina Nacional de Estudios Económicos de EEUU.  Según este estudio si se comparan los salarios de mujeres y hombres pertenecientes a la franja de edad entre 35 y 43 años que nunca se han casado ni han tenido hijos, se encuentra una pequeña diferencia salarial a favor de las mujeres. Qué curioso, todo lo contrario a lo esperado. Se puede consultar el estudio aquí

El segundo titulado “¿Porqué Laura no es Directora General?” de la Universidad de Chicago y que se centra en profesionales poseedores de de MBA, un colectivo muy proclive a éxito profesional y altos salarios. Según el estudio los hábitos laborales de hombres y mujeres no son los mismos, por ejemplo tras diez años de su graduación, el 99% de los hombres sigue trabajando por el 84% de las mujeres (que prefiere quedarse en casa con sus hijos). Los hombres trabajan más horas, 56,7 horas semanales frente a 49,3 de las mujeres, lo que implica una retribución mayor. Además el 92% de los varones trabaja a tiempo completo, frente al 62% de las mujeres. La conclusión de los autores es que el sexo no explica las diferencias salariales sino el comportamiento ante el mercado laboral. El estudio completo aquí.

A falta de un estudio serio sobre este asunto en España (al menos no he sido capaz de encontrarlo), se puede inferir que sucede algo parecido. Además hay noticias que nos invitan a pensar en esta dirección. Como la noticia de hoy en el diario Cinco Dias: Trabajo detecta discriminación salarial por sexo en el 2% de las empresas visitadas. Un cifra insignificante que a algunos les parecerá suficiente para argumentar que sí existe discriminación. Bien, si estudiásemos las diferencias salariales entre trabajadores zurdos y diestros también existiría una ligera diferencia a favor de uno de los grupos, o ¿quizá sería una diferencia considerable? El caso es que no lo sabemos porque no es una cuestión politizada ni manipulable, así que no se estudia.

Pues bien, en cuanto a la discriminación salarial por sexo se puede afirmar que, analizando datos homogéneos, ésta no se produce. Es decir a igualdad de trabajo, el salario tiende a ser muy similar para hombres y mujeres.

¿Entonces cómo se explica que de media el hombre cobre un 22% más que la mujer? Las razones puede ser:

Pluses por nocturnidad: hay más cantidad de hombres que eligen trabajar de noche cuando existe esta posibilidad, sobre todo en trabajos por cierta peligrosidad. Cómo por ejemplo en el colectivo de taxistas.

Pluses por peligrosidad: hay más hombres que trabajan en profesiones de alto riesgo que conllevan un mayor salario, como en la construcción, transporte de mercancías peligrosas, etc. Es curioso que cuando no existe peligrosidad en el puesto de trabajo, la propensión a escoger trabajos o turnos nocturnos es muy similar, como por ejemplo en el sector sanitario en el que las diferencias salariales se deben sobre todo a la cantidad de horas extra trabajadas.

Diferentes áreas profesionales: hay más hombres que estudian ingenierías, una profesión con una remuneración superior a la media. Dentro del ámbito de la empresa más hombres eligen carreras relacionadas con las finanzas y más mujeres las relacionadas con el márketing. Las diferencias salariales en estos dos ámbitos se decantan por las finanzas.

Diferente antigüedad laboral: lamentablemente la incorporación de la mujer al mercado laboral ha sido reciente. Debido a esta diferencia en la antigüedad y experiencia acumuladas, el sueldo de un hombre de 50 años con 30 años de experiencia no es el mismo que el de una mujer con la misma edad y la mitad de tiempo de experiencia. Debido a este factor es de esperar que a medida que se igualen las experiencias profesionales de hombres y mujeres la diferencia salarial existente en términos generales tienda a reducirse.

Tipo de contrato: la mujer está más dispuesta a aceptar un contrato a tiempo parcial que el hombre, lo que implica una remuneración menor.

Interrupciones laborales: las mujeres suelen abandonar sus carreras profesionales para dedicar tiempo al cuidado de los hijos más que los hombres, con lo que los hombres acumulan más experiencia y mayor retribución. Seguramente haya gente que piense que dentro de un matrimonio la mujer se ve forzada a abandonar su carrera cuando llega un hijo debido a que es más fácil prescindir de su sueldo que es menor que el de su marido. Pero cómo los dos estudios anteriores demuestran esto no es cierto, ya que a igual puesto, el salario es similar. Por lo que también podría ser el hombre quien abandonase su carrera para atender a los hijos, en el caso que ambos tuvieran un puesto similar. Las razones por las que una mujer es más proclive a tener interrupciones laborales escapan a este post.

Con todo esto queda demostrado que hombres y mujeres no somos iguales en nuestros hábitos laborales. Cuando sí los somos (igualdad de puestos) los salarios son muy parecidos. Y si no lo fueran, … ¿las empresas no contratarían solo mujeres porque les saldría más barato?
a

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

a
a

Anuncios




Discriminación por edad

11 01 2011

a

a

a
Like this at Facebook Be the first in your friends to like it

a

a

¿Cuál es la principal causa de discriminación en materia laboral en nuestro país? Seguramente contestemos lo políticamente correcto: la discriminación por sexo. Y nos estaremos equivocando, según el último informe elaborado por DBM España (www.dbmspain.com) sobre el mercado laboral en la UE. A la luz de dicho informe, la principal causa de discriminación laboral es la edad.

a

discriminacion por edad - trabajoycrisis

Lee el resto de esta entrada »